Es una época en la que los niños desarrollan su potencial, su carácter y su autonomía. Comienzan a tener ideas propias.