Los primeros años de vida es cuando el niño adquiere los aprendizajes más importantes que serán determinantes para su formación.